¿Resistencia de nuestros almacenes temporales?

Una percepción errónea de los almacenes suele ser que no son lo suficientemente resistentes para el uso industrial a largo plazo. Quizás sea por la estructura de aluminio similar a la de una carpa, o el hecho de que se llamen temporales, o simplemente por desinformación. Independientemente de qué es lo que conduce a la gente a esta conclusión, la cuestión es que es incorrecto.

Los almacenes temporales se diseñan y construyen para el uso industrial a largo plazo y pueden emplearse en lugar de un almacén de acero o de una construcción tradicional. El principal motivo por el que se clasifican como «temporales» es porque pueden serlo. El proceso de instalación del anclaje sobre las superficies de cemento existentes significa que se pueden desmontar y retirar con facilidad y por ello pueden utilizarse para aplicaciones temporales/de alquiler además de para necesidades permanentes a largo plazo.

¿Qué estándares cumplen?

Para que una estructura se instale para un uso a largo plazo tiene que ser lo suficientemente resistente para soportar las cargas de viento y nieve máximas de la región, o idealmente del emplazamiento concreto.

Por ejemplo, un emplazamiento en la costa podría estar en la misma «región» que un emplazamiento a 80 km en el interior, pero las tolerancias de viento probablemente deban ser mucho más altas para el emplazamiento costero. Lo mismo sucede con la altitud, pero la carga de nieve precisa más atención en este caso.

Independientemente de los códigos de construcción pertinentes para un país o una región en lo que respecta a cargas para edificaciones, un almacén temporal debe cumplirlos para poder ser utilizado a largo plazo, es decir durante meses o años, en lugar de días o semanas como sucede con las estructuras para eventos.

Qué los hace más resistentes

Calcular una estructura conforme a las normas en este país significa que cumple con los requisitos mínimos de esta norma, lo que la hace resistente, segura y duradera, a largo plazo. Sin embargo, los almacenes y estructuras temporales pueden calcularse estructuralmente y fabricarse a un nivel de resistencia superior para contar con unas tolerancias de carga de nieve y viento más altas.

Un buen ejemplo de esto es cuando HTS recientemente diseñó, fabricó e instaló un almacén temporal en los Andes, en Chile, a 5.000 m sobre el nivel del mar.

La altitud fue un factor significativo, pero más importante aún era el hecho de que el almacén se estaba construyendo en una región sísmica importante y por ello era necesario cumplir con los códigos de construcción antisísmica chilenos: básicamente hacerlas a prueba de terremotos.

El principal motivo por el que HTS pudo dar cabida a este requisito, y a otros muchos en los que se precisan cálculos estructurales a medida (básicamente estructuras más resistentes), es porque contamos con nuestro propio equipo de diseño y de ingeniería y unas instalaciones de producción avanzadas. Por ello, siempre que podamos diseñar la estructura con precisión conforme a los códigos de construcción necesario, podremos producirla.

No es el caso para muchos proveedores que instalan almacenes temporales «listos para montar». Se trata de una «talla única» en lo que respecta al tamaño de la estructura y credibilidad estructural.

Sin embargo para el cliente esto puede ser un campo minado y puede terminar siendo engañado para que utilice un almacén que no es lo suficientemente resistente para su emplazamiento o su región y que potencialmente tampoco es lo suficientemente seguro.

¿Qué hace que no sean lo suficientemente resistentes?

Es necesario fijarse en dos cosas si está pensando en utilizar almacenes temporales.  En primer lugar, pida ver los cálculos estructurales de la estructura y muéstreselas a un ingeniero si no está seguro.

En segundo lugar, sea cauteloso al alquilar o comprar un almacén temporal de un proveedor que lo ya lo ha alquilado antes. Hay el riesgo de que la estructura esté fuera de garantía y que ya lleve más de 10 años en uso. Además, también hay la posibilidad de la estructura se haga con componentes que no coinciden, unos más viejos que otros, incluso algunos de otros sistemas. Todos estos factores pueden debilitar una estructura.

Si puede, utilice siempre un almacén o estructura temporal pedido a fábrica totalmente nuevo independientemente de si se va a utilizar a corto o largo plazo.

Innovación

HTS ha presentado recientemente una nueva estructura híbrida de carbono. Se trata de una estructura avanzada totalmente patentada que se ha diseñado utilizando una estructura muy ligera y más pequeña, de aluminio con carbono perfilado. Las ventajas son inmensas. Las estructuras son mucho más pequeñas y más ligeras de manipular y transportar pero son mucho más resistentes que las de aluminio.

Por el momento, estas estructuras son muy atractivas para el sector militar y el humanitario ya que le dan un nuevo sentido al «despliegue rápido». Sin embargo, su uso futuro en almacenes temporales y aplicaciones temporales es un nuevo avance, sobre todo en zonas sísmicas.

Puede diseñar su propia nave industrial desmontable utilizando nuestra herramienta de configuración en línea aquí.

 

Naves industriales desmontables

vendidas directamente por el fabricante, que le garantiza precios más bajos, mayor elección y garantías completas