installing demountable buildings Si no sabe mucho de estructuras desmontables, puede imaginárselas como un mueble montable de tamaño industrial sin el inconveniente de tener que armarlo usted mismo. Las ventajas principales de los muebles montables domésticos son la facilidad de transporte, los costes reducidos, la rapidez de montaje (¡siempre que haya unas instrucciones que acompañen a las ilustraciones!) y la flexibilidad de uso – es decir, le será posible desmontar el producto y almacenarlo si se queda sin espacio.

Las estructuras industriales desmontables tienen estas mismas características y, en los últimos años, han abierto todo un mundo de posibilidades en cuanto a flexibilidad, rapidez y asequibilidad para aquellas empresas que precisan más espacio en sus instalaciones.

 

¿Es lo mismo una estructura desmontable que una portátil?

Muchos se refieren a estructuras reubicables, modulares o temporales. Lo que quieren decir es que se pueden mover, pero no mediante un desmontaje completo. Por ejemplo las estructuras de tipo cabina portátil suelen colocarse en su ubicación totalmente montadas y se suelen retirar siguiendo el proceso inverso. Esa es la razón por la que no se suele oír mucho la frase “estructuras desmontables”a no ser que usted forme parte del sector. No sorprende que aquellos que diseñan y construyen estas estructuras se refieran a ellas como desmontables porque es la mejor definición literal de lo que son: se desmontan, se recogen y se embalan.

 

 

¿El hecho de que sean “desmontables” representa una ventaja?

Generalmente sí, y los factores que hacen posible la desmontabilidad son ventajas por si solas.

Transporte rápido y sencillo – la estructura se embala, carga y transporta por piezas. Esto facilita un transporte sencillo y rápido, normalmente en un solo camión.

Instalación rápida y sencilla – las estructuras desmontables deben ser ligeras por eso suelen fabricarse con un marco de aluminio industrial. Este marco, ligero pero resistente, es más fácil de transportar y de manejar que uno de acero. Se suele tardar una semana, o menos, en realizar una instalación normal, ya que las estructuras se pueden anclar en superficies duras existentes evitando generalmente la necesidad de cimientos preparados con antelación o de realizar trabajos en el terreno.

Daños en el terreno – es improbable que al retirar una estructura desmontable se provoquen daños en el terreno. Normalmente habrá pocos indicios de la existencia de la estructura, lo cual significa que el terreno puede volver a su uso anterior o a uno nuevo con poco esfuerzo.

Desgaste – Ser desmontable implica estar dividido en secciones, lo que quiere decir que se pueden remplazar fácilmente los paneles de las paredes, las secciones del tejado u otros componentes si estuviesen dañados o simplemente desgastados por su uso normal.

Flexibilidad en el uso – si cuenta con múltiples instalaciones será sencillo desmontar la estructura de un lugar y reubicarla en otra para darle un uso diferente. Otra posibilidad es desmontar la estructura y almacenarla hasta que necesite volver a instalarla y ponerla de nuevo en funcionamiento.

Valor – una estructura desmontable conservará su valor ya que no se producen daños en el proceso de desmontaje. Al estar fabricadas con un marco de aluminio no son corrosivas y no se oxidarán. Siempre tendrá la opción de desmontar y vender la estructura en cualquier momento.

¿Se ven afectadas su durabilidad y su calidad por el hecho ser desmontables?

Sorprendentemente no. Aunque las estructuras puede alquilar y retirar las estructuras cuando ya no las necesite, muchas empresas prefieren comprarlas y utilizarlas permanentemente respetando las regulaciones de construcción estructural pertinentes.

Las estructuras desmontables se suelen emplear en aplicaciones industriales cuando se necesita espacio con rapidez y durante un periodo de tiempo indeterminado, que podría abarcar desde los 6 meses a los 20 años.

Para obtener más información sobre los tipos de estructuras desmontables disponibles haga clic aquí.