Nave modular prefabricada: instalación rapida HTS INDUSTRIALLas naves modulares prefabricadas pueden variar en gran medida en lo que respecta a tamaño, diseño, componentes, materiales y aplicaciones para las que son adecuadas.  Unas son cajas modulares que se preparan totalmente fuera de las instalaciones y después se colocan con una grúa en su lugar en el emplazamiento, literalmente listas para ser utilizadas inmediatamente. Otras se fabrican fuera de las instalaciones en secciones. Para naves de almacén modulares, las estructuras se construyen en la fábrica y se transportan al emplazamiento donde se erigen las secciones de la estructura, una por una. A continuación se añaden los recubrimientos de pared y tejado seleccionados.

Lo que estas y otras naves industriales modulares tienen en común, es que se suelen prefabricar fuera del emplazamiento.

Construcción fuera del emplazamiento

La construcción fuera del emplazamiento se refiere al proceso de construir naves en una fábrica y después transportarlas a su emplazamiento. Incluye naves modulares que están completas y listas para utilizar una vez que se coloquen con una grúa en su lugar y naves en las que todos los componentes se construyen en la fábrica y se transportan al emplazamiento donde se construyen en secciones.

Las ventajas de este proceso son enormes y se centran en los desechos, la velocidad, el coste y el control. Aunque el control de los desechos se puede mejorar significativamente con la construcción fuera del emplazamiento, las ventajas relacionadas con la velocidad, el coste y el control también contribuyen a la reducción general de cualquier impacto medioambiental.

Desechos

Al construir la nave modular en una fábrica, se generarán menos desechos. En fábricas que utilizan maquinaria con control numérico por ordenador (los ordenadores se utilizan para controlar las herramientas), debe haber un grado de precisión mucho mayor, reduciendo aún más la posibilidad de errores y desechos.

Es posible que cualquier desecho creado durante la producción fuera del emplazamiento sea más fácil de reciclar ya que puede incorporarse directamente al proceso de reciclado in situ de la empresa. Con los métodos de construcción in situ tradicionales no solo es posible que se generen más desechos sino que es probable que sea necesario que un tercero los retire y terminen en un vertedero con un impacto duradero para el medio ambiente.

Velocidad y coste

Prefabricar una nave modular fuera de las instalaciones significa un proceso de fabricación estándar rápido y controlado en la fábrica. La construcción final in situ lleva también poco tiempo. En la mayoría de las situaciones, un tiempo reducido quiere decir interrupciones mínimas en la actividad del emplazamiento y unos costes reducidos.

Se reducirán de manera significativa los equipos de construcción, gerentes de proyectos, subcontratistas, entregas, equipos y proveedores entre otros, junto con los retrasos debido a las inclemencias del tiempo o a unas condiciones del emplazamiento insuficientes.

De hecho, muchas instalaciones de naves modulares probablemente precisen una plantilla en una furgoneta y un gerente de obra ¡y listo!
Todo lo anterior conduce a menos vehículos y movimiento en general a y desde el emplazamiento. A su vez, esto reducirá los costes de combustible, el tiempo de transporte, los ruidos, las interrupciones y el impacto medioambiental a través de las emisiones, sin mencionar las interrupciones al cliente mientras el proyecto está en curso.  Finalmente, volviendo a los residuos, será necesario menos tiempo para clasificarlos y retirarlos ya que no debe haber ninguno.

Control

El enfoque controlado y sistemático de la producción fuera del emplazamiento no deja huecos abiertos en lo que respecta a niveles de destreza variables de los trabajadores, contratistas y los estándares fluctuantes de la maquinaria, equipos, procesos y controles de terceros.
Este control combinado de mano de obra humana con maquinaria de alta tecnología significa que los errores y los subsiguientes retrasos o desechos serán mínimos o incluso inexistentes.

En las naves modulares no se suelen utilizar muchos materiales ni componentes diferentes debido a su naturaleza estándar/no personalizada. Los materiales utilizados, sin embargo, lo son en cantidades significativas de manera que esto se va a ver reflejado en el volumen de los desechos. No solo se tratará de un costoso error sino que podría ser difícil retirarlos y si se envían a un vertedero, no sería muy respetuoso con el medio ambiente.

Afortunadamente sin embargo, es probable que las naves industriales prefabricadas sigan siendo un producto de prefabricación fuera del emplazamiento y continúen teniendo un impacto pequeño o nulo en el medioambiente. Quizás empiecen a poblar nuestro entorno doméstico y comercial poco a poco según nos adentramos en el siglo XXI.