Nave a construcción rápida de HTS INDUSTRIALEn la actualidad muchos se refieren a las estructuras temporales como «inmediatas» o «de construcción rápida». Etiquetarlos como «inmediatas» sería estirar un poco la realidad: en un momento construimos un almacén industrial en un aparcamiento. Sin embargo, si comparamos el tiempo de suministro y montaje con el de una construcción tradicional, la etiqueta de «inmediata» va cobrando fuerza – después de todo, poder dar cabida al crecimiento y la expansión de una empresa en un par de semanas, en vez de en 12 meses, va a crear un impulso bastante instantáneo al balance de muchas empresas. ¿Cuánto se tarda en realidad en adquirir un edificio temporal totalmente operativo y puede esta entrega rápida facilitar la creación de ventajas «inmediatas» para las empresas?

Características y ventajas

Los edificios temporales tienen muchas ventajas pero la entrega y la construcción rápida es probablemente una de las más importantes; desde su solicitud a la instalación pueden tardarse de 4 a 6 semanas en una nueva estructura, o entre 1 y 2 semanas si va a utilizar una estructura ya existente.

Los factores clave que contribuyen a la rapidez del proyecto son:

  • Normalmente no es necesario construir cimientos ya que se realiza el anclaje de las estructuras directamente sobre las superficies existentes.
  • Los edificios tienen un diseño modular sencillo y no precisan ningún trabajo de diseño arquitectónico.
  • Los edificios temporales se construyen con una estructura de aluminio ligera cuya manipulación, transporte e instalación son fáciles y rápidos.
  • Las opciones de cerramientos, puertas y accesorios son fáciles de instalar y además son extremadamente robustos, versátiles y funcionales.

Todas estas ventajas hacen que toda esta rapidez de trabajo se convierta en una ventajas que da flexibilidad a los espacios de su empresa. Los materiales utilizados y el método de construcción ofrecen desmontajes y reubicaciones con facilidad, permitiendo contratos de alquiler y opciones de financiación flexibles.

También se convierten en ventajas significativas en lo que respecta al coste; el desembolso inicial se reduce aproximadamente en un 75% en comparación con un edificio tradicional y lo que era una inversión vinculante a largo plazo prácticamente desaparece.

Obviamente, el espacio «inmediato» también está disponible tradicionalmente mediante el alquiler de unidades industriales externas. Pero, poder conservar todos los almacenes y operaciones bajo un solo techo solo puede servir para mejorar la eficacia operativa, la trazabilidad del inventario, los tiempos de entrega, la fidelidad del cliente y el crecimiento sostenible continuo futuro.

¿Cuándo busca una empresa espacio inmediato?

Entre los motivos por los que las empresas buscan nuevos espacios con rapidez se encuentran:

  • Grandes contratos y oportunidades de crecimiento imprevistos
  • Crecimiento orgánico continuo
  • Programas de reforma
  • Demanda según la temporada
  • Daños por incendios
  • La necesidad de consolidar almacenes externos bajo un solo techo
  • Protección frente a las inclemencias meteorológicas
  • Espacio temporal antes de un traslado

La mayoría de las empresas apreciarán la capacidad de contar con espacio adicional rápido de manera que puedan llevar la delantera sobre la competencia y las exigencias de los clientes, en constante cambio.

Los edificios temporales se alzan con el título «rapidos»

La reivindicación de «inmediato» tomada de manera literal es un poco exagerada. Pero, cuando hablamos de algo que tradicionalmente tardaba de 6 meses a 6 años (si se tenía mala suerte), entonces la idea de un par de semanas para conseguir un almacén nuevo de 1000 m2 in situ parece bastante «inmediato». Las empresas para las que los edificios temporales son algo nuevo preguntan, con razón, si la entrega «inmediata» afecta a la calidad y la durabilidad.

Sorprendentemente, no es así. La mayor parte de los fabricantes de edificios temporales diseñan sus estructuras conforme a la normativa de construcción del Reino Unido en materia de integridad estructural. En otras palabras, esto significa que son lo suficientemente resistentes como para soportar las cargas de nieve y viento máximas del Reino Unido. De hecho, muchos fabricantes diseñan estructuras según los requisitos concretos del emplazamiento, haciendo que sean incluso más resistentes.

Por eso, quizás no sean técnicamente «inmediatos» pero en comparación con los edificios tradicionales, «casi» lo son y en lo que respecta a las ventajas comerciales, ¡definitivamente!

Lea más acerca de los diferentes tipos de naves industriales desmontables disponibles.