Bounbon 1 de

Los almacenes de uso industrial tienen varias formas, tamaños y configuraciones incluyendo unidades permanentes para su venta o alquiler, para contenedores, estructuras prefabricadas de acero o estructuras de almacenamiento prefabricadas de aluminio.

Muchos se refieren a estas últimas como carpas industriales ya que consideran que su estructura es similar a la de una carpa de eventos. Sin embargo esto no es correcto.

La estructura puede asemejarse a la de una carpa pero en realidad cuenta con un perfil de mayor tamaño y espesor. Esto significa que puede tener la misma resistencia que instalaciones permanentes en acero y además beneficiarse de un uso y financiación más flexibles.

¿De dónde proviene su durabilidad y flexibilidad y cómo puede beneficiar a su empresa?

Resistencia y durabilidad

Hay muchos conceptos erróneos en lo que respecta a la calidad de los almacenes de aluminio. El hecho de Bourbon 2 dereferirse a ellos como temporales no ayuda. Sin embargoeste término hace referencia a la capacidad de desmantelarlos y de volver a utilizarlos, no significa que se puedan utilizar únicamente durante un corto periodo de tiempo.

Estos almacenes cumplen con las regulaciones de construcción relativas a la seguridad estructural y se pueden utilizar a corto o largo plazo (muchas empresas tienen almacenes industriales instalados en uso durante más de 20 años).

Otros conceptos erróneos están relacionados con la técnica de instalación, que es similar a la de una carpa diáfana moderna: realizando el anclaje de la estructura directamente sobre superficies duras, normalmente cemento y sin necesidad de cimientos.

Sin embargo, la estructura de aluminio ligera utilizada para el almacén puede ser considerablemente más gruesa que la estructura de una carpa, pero sigue conservando las cualidades de ligereza que permiten instalarla de esta manera.

Así se consigue un proceso de construcción rápido (normalmente menos de una semana), barato y que no interrumpe su actividad diaria.

A su vez este proceso de construcción ofrece la capacidad de desmontar, reubicar y o modificar con facilidad, lo que de manera natural conduce a que haya disponibles contratos de alquiler para uso a corto plazo además de la opción de venta en caso de necesidades a largo plazo.

Flexibilidad

Cuando las empresas son conscientes de la calidad y la durabilidad frente a la velocidad y el coste de un almacén industrial de aluminio, las ventajas que se crean en lo que se refiere a flexibilidad se multiplican.

Imagínese ser capaz de expandir y contratar su espacio de almacenamiento y de operaciones in situ de inmediato. Sin perder beneficios debido a cambios bruscos imprevistos en los factores económicos, políticos o de mercado externos.

Imagínese poder dar cabida a un pedido o cliente nuevo inesperado de gran tamaño para el que no tiene espacio en la actualidad, pero que ahora puede conseguir: a tiempo, in situ y a un coste mínimo.

Imagínese que puede volver a agrupar todos sus almacenes que están fuera de sus instalaciones de nuevo bajo un solo techo en pocas semanas por una fracción del coste necesario para una construcción de ladrillos permanente. Consolidando inventario, reduciendo los costes del combustible y ajustando los plazos de entrega.

Imagínese que sus instalaciones actuales están llenas a reventar pero que puede crear espacio adicional temporal in situ durante 12 meses de manera que le sea posible planificar minuciosamente su proyecto de reubicación en vez de apresurarse a completarlo.

Imagínese que necesita más espacio para la producción y se ve obligado a sacar parte de su inventario del almacén… Y así sucesivamente.

Se trata de ventajas importantes que no se pueden ignorar.

Y aunque estas estructuras no se adecuan a todas las empresas, aquellas que las están utilizando no pueden negar el hecho de que nunca ha sido más sencillo mantener las operaciones de manera eficiente, económica y flexible.

Aquí encontrará más información sobre los almacenes industriale temporales y podrá averiguar si pueden ser beneficiosos para su empresa.

Por Kathy Kemp