8 formas en las que los almacenes temporales pueden ayudar a los fabricantes

Almacen temporal HTS INDUSTRIALLos fabricantes siempre se enfrentan a múltiples desafíos, pero ahora más que nunca la cosa está más difícil: cambios recientes como el RGPD, la incertidumbre que conlleva el Brexit, la voluble demanda de los consumidores, los problemas continuos con la falta de trabajadores cualificados y sistemas obsoletos ineficientes.

A lo que hay que añadir el medio ambiente. Cada vez se está supervisando más a los fabricantes para que mantengan al mínimo los desechos y reciclen la mayor cantidad posible de materiales. Y, aunque los combustibles fósiles parecen ser la actividad industrial que más carbono produce en el siglo XXI, los fabricantes tienen que asegurarse de que reducen en gran medida o eliminan cualquier emisión de CO2 y demás gases de efecto invernadero para ayudarles a preparar su empresa y al planeta, para el futuro.

No hay una solución rápida para hacer frente y sobrevivir a estos desafíos, pero los almacenes temporales han proporcionado una pequeña escapatoria a la hora de ayudar a los fabricantes en estos momentos tan complicados.

Almacen desmontableA partir de nuestra investigación y de valoraciones hemos compilado una lista con 8 formas en las que los almacenes temporales pueden ayudar a los fabricantes:

1.  Bajo un solo techo: Los almacenes temporales permiten que las empresas vuelvan a tener todo el almacenamiento que antes tenían fuera de sus instalaciones de nuevo in situ y/o aseguran que se pueda conservar en la propia ubicación un almacenamiento para usar como aliviadero.

Esto puede reducir el gasto en combustible y el tiempo, además de reducir las emisiones dañinas del transporte adicional. Mantener todo el inventario bajo un solo techo también puede ayudar a mejorar el control de las existencias y su trazabilidad.

2.  Evita las inversiones significativas vinculantes: Como resultado de la incertidumbre política debido al Brexit y los estrictos reglamentos que han entrado en vigor como el RGPD, las grandes inversiones vinculantes como las estructuras de almacenes permanentes, que se basan en el crecimiento sostenible a largo plazo, se convierten en algo arriesgado.
Los almacenes temporales conceden a las empresas flexibilidad para expandirse y contratar su espacio y costes según el crecimiento de la empresa, la demanda de los clientes y demás factores externos.

3.  Ahorros en los costes: Un almacén temporal representa una fracción del coste de una estructura de almacén permanente. Los ahorros proceden de todos los ángulos y no tienen impacto en la funcionalidad ni en la durabilidad.

El diseño modular ayuda a reducir los costes eliminando cualquier gasto arquitectónico caro, evitando los costes de cimientos mediante el anclaje a superficies de hormigón ya existentes, reduciendo de manera dramática los costes adicionales de mano de obra y equipos gracias a una instalación rápida y sencilla.

4.  Ahorro de tiempo: Se tarda solo 4 o 5 días en instalar un almacén temporal estándar de tamaño mediano, lo que presenta multitud de ventajas.

Se pueden ganar contratos y licitaciones en base a la necesidad de contar con espacio adicional de manera rápida, no será necesario almacenar los excesos de productos fuera de las instalaciones provisionalmente, el retorno de la inversión en los proyectos con crecimiento puede ser rápido y lucrativo, se puede dar cabida a nuevos pedidos de gran tamaño a tiempo conservando así la lealtad de los clientes y fomentando que se conviertan en clientes habituales, entre otros…

5.  Flexibilidad: La sencillez, el coste y la simplicidad de los almacenes temporales en combinación con su funcionalidad y durabilidad los convierten en una solución muy flexible.
Las empresas con varios emplazamientos pueden desplegar estrategias de almacenamiento temporal en varios lugares y se pueden construir múltiples almacenes temporales en distintas ubicaciones en un solo emplazamiento.

Los almacenes temporales pueden utilizarse para almacenamiento masivo, espacio de taller, producción, carga, descarga, protección frente a las inclemencias meteorológicas y procesamiento de desechos entre otros.

Los almacenes también se pueden unir a construcciones existentes o unos a otros, integrando así el espacio con las operaciones existentes y creando espacios de mayor tamaño.

6.  Daños por humedad: En la actualidad la mayoría de las empresas están bien informadas sobre esto, pero es sorprendente cuántos fabricantes todavía almacenan equipos y/o existencias al aire libre, cruzando los dedos para que el tiempo sea benévolo y no produzca demasiados daños que puedan resultar costosos. Este imprevisto cambio de almacenamiento hacia el exterior suele deberse a que el espacio de almacén se ve copado por la expansión o por otras actividades.

Una solución rápida y económica es instalar un almacén temporal básico o incluso un almacén con cubierta para protección frente a las inclemencias meteorológicas.

7.  Generación de valor: Cualquier lugar que no se utilice es espacio malgastado.

En vez de alquilar almacenamiento fuera de sus instalaciones, compre o alquile un almacén temporal in situ y comience a generar valor del espacio que estaba sin usar en sus propias instalaciones.

8.  Medio ambiente: La construcción de un almacén permanente significa ir en contra del medio ambiente. De la misma manera, alquilar almacenes fuera de sus instalaciones aumentará los costes de transporte y las emisiones dañinas de su negocio… El espacio adicional no tiene que ser a este precio.

La filosofía de los almacenes temporales se basa en la reutilización, sobre todo si se tiene el almacén temporal bajo un contrato de arrendamiento.

Además, los materiales empleados son mínimos, lo que significa que el proceso de prefabricación combinado tiene un bajo impacto medioambiental. Además, el proceso de instalación precisa unos equipos y un tiempo mínimo.

Y, como sucede con muchos métodos de estructuras prefabricadas frente a las construcciones in situ, hay menos oportunidad de que se produzcan problemas o retrasos durante la construcción. Lo cual reduce la actividad industrial a un mínimo. Al contrario que muchas estructuras permanentes in situ, hay menos oportunidades de que se produzcan problemas y retrasos durante la construcción de almacenes temporales.

Finalmente, el aluminio es un material que se puede reutilizar y reciclar de manera indefinida, haciendo que sea uno de los metales más respetuosos con el medio ambiente.

Obtenga más información aquí sobre los almacenes temporales y cómo pueden ayudar a los fabricantes a ahorrar costes y tiempo, reducir riesgos y el impacto medioambiental.

También puede crear su propio almacén temporal utilizando nuestra herramienta de configuración en línea.

Naves industriales desmontables

vendidas directamente por el fabricante, que le garantiza precios más bajos, mayor elección y garantías completas